El Millonario que dejó todo para vivir en una cueva tras el diagnóstico de una grave enfermedad



Los casos de personas que han encontrado en la naturaleza su verdadero hogar son muchas. El acto de volverse primitivo, es decir, de regresar al origen que es la naturaleza, siempre habrá de valorarse como un acto heroico y ejemplar para la sociedad en curso. 




La historia de un hombre llamado Angelo Mastropietro, que vive en Worcestershire, Inglaterra, que habita una cueva no solo prueba lo anterior, sino que demuestra que vivir entre la naturaleza es viable, y se puede hacer con verdadero estilo.


Angelo dejó su vida en Australia, donde trabajaba como un empresario exitoso – porque sentía que necesitaba un cambio en su vida.


La historia de Mastropietro es poco menos que asombrosa. La esclerosis múltiple que padeció en 2007, parece haber sido uno de los catalizadores para que una antigua cueva de 250 mil millones de años en Worcestershire, Reino Unido, se convirtiera en su nuevo hogar.




Angelo le ha invertido bastante energía y dinero (costó 187 000 euros) y aproximadamente 1.000 horas de romper, cortar y excavar toneladas de piedra su gran obra. Después de ocho largos meses la cueva por fin estaba lista.




“La Esclerosis Múltiple fue el catalizador que necesitaba para recordar que debía concentrarme en mi salud y en mejorar mi estilo de vida”. 





¡Después de todos este trabajo durante estos ocho meses la cueva tiene todas la comodidades que uno se puede imaginar!


“Quería estar en un lugar donde pudiese tener un estilo de vida más feliz y saludable”


Angelo también cortó parte de la ladera de la montaña y toda el agua corriente que llega a la casa viene de su propio pozo, el cual cavó él mismo 80 metros bajo tierra.


Los lavabos de los baños también utilizan elementos orgánicos como piedra y madera, mientras que la mayoría de los baños conservan una atmósfera de caverna con paredes de piedra texturizadas.


“Creo que una vez que llegas aquí y lo ves en persona, generas un sentimiento muy fuerte por el lugar. Han venido personas que no pueden contener las lágrimas, así que me siento increíblemente feliz”,  Comentó Angelo.


La cueva está ubicada entre acantilados de 15 metros de altura, un área que, según se dice, inspiró a J.R.R. Tolkien a crear la Tierra Media y sus famosas criaturas ficticias.




Angelo también instaló grandes puertas de cristal y ventanas enmarcadas en roble para dejar entrar la luz.





“Me encantan los desafíos. Casualmente, mi apellido significa “Maestro de las piedras”, así que quién sabe, quizás es algo que está en mis venas”.





Angelo quería un hogar repleto de paz y tranquilidad, aunque esto no significa que evitó las comodidades de la vida moderna: introdujo por primera vez agua corriente y electricidad a la cueva y, actualmente, espera hacer nuevas modificaciones para agregar más lujo y tecnología, pero eso sí, manteniendo siempre la esencia de la caverna.


Fuente Consultada: viralistas.com